Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Los grandes inventos de la historia (I).

Éste es el primer capítulo de la serie (no se cuantos haré) “los grandes inventos”. Son objetos que, a mi juicio, son muy útiles e imprescindibles. Muchas veces sin que les atribuyamos la importancia que merecen. Y para eso estoy yo aquí. Por que a veces el ciego es el que no quiere ver. ¡Preparaos para abrir los ojos!

– El Papel higiénico.
¿Puede existir un material tan funcional como éste? Con él, aparte de servir para lo que fue diseñado, puede ser usado como servilleta, pañuelo, para limpiar los cristales… Y aunque no lleve tanto tiempo inventado, ¿alguien recuerda haberse limpiado el culo con papel de periódico? La que yo llamo “prensa marrón”.

-Los espaguetis.
Merecen estar en el primer puesto de la comida rápida por su sencillez a la hora de prepararlos. Es el plato más común de cualquier joven recién independizado que se inicia en la cocina. Servidos con tomate frito de bote constituyen el menú básico por excelencia. Aunque a veces es más complicado enrollarlos que hacerlos.

-La navaja suiza.
Herramienta paradójica donde las haya. Fue inventada para ser usada en casi todas las circunstancias (uno puede serrar un árbol, limarse después las uñas y abrir una botella de vino para celebrarlo) y el que la tiene jamás la utiliza para nada. Es un arma de destrucción masiva en manos de Mc Gyver. Pero tiene una pega: las tijeritas no cortan nunca.

-Vajilla de plástico.
Hermana pobre de la vajilla de “Duralex”. Es la mejor solución para evitarse el engorro de lavar continuamente los platos y casi la exclusiva cuando se trata de organizar la fiesta de cumpleaños de un niño. No sirve para practicar el tiro al plato.

-Internet.
Para mi el mejor invento de la historia. Y no solo por sus inmensas capacidades de comunicación sino por la facilidad a la hora de encontrar y conseguir porno. ¡Y encima gratis! Sin duda uno de los sueños de cualquier hombre, aunque no quiera reconocerlo (que conste que yo utilizo internet solo para buscar información).

-El microondas.
Es el electrodoméstico por excelencia. Para el recuerdo quedaron los tiempos en los que la gente calentaba la leche en un cazo. Fundamental para recalentar la pizza de la nevera o hacer unas palomitas (perfectas para una tarde de domingo). Por cierto, ¿alguien hacía palomitas en casa antes de que existiesen los microondas? ¿Y que es un cazo?

-La cama.
¿Quién no ha pensado alguna vez que era el mejor invento de la historia tras volver de una intensa noche de fiesta? Y eso sin contar que es el mejor sitio para los encuentros amorosos. La cama es el “Port Aventura del sexo, aunque con una sola atracción. ¿Puede haber un lugar tan flexible y a la vez tan reducido?

-El móvil.
Como el papel higiénico, también sirve para muchas cosas aunque siempre en el entorno multimedia (el papel prefiere los entornos multimierda). Con el teléfono se puede llamar a gente lejana. Pero normalmente lo usamos para avisar que llegamos a casa (justo cuando estamos en el portal). Aparte de su función principal podemos mandar mensajes, usarlo como linterna, despertador, para atraer ladrones, hacer fotos a mujeres en top-less o filmar peleas en el colegio. ¿Por que se insiste en llamarlo teléfono si cada vez se usa menos para llamar?

Bueno. Pues hasta aquí. Amenazo con continuar, así que tendréis que seguir visitando el blog.
Un saludo!


Comentarios

Deja un comentario