Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

La ilusión de lo efímero.

No me ha dado mucho tiempo a escribir cosas nuevas este puente (no es que haya tenido demasiadas ganas :P), pero sí que hice una pequeña poesía. Es una reflexión durante un corto viaje de coche y la voy a compartir con todos vosotros. No se si se entenderá demasiado bien (a menudo ni yo mismo las comprendo). Si no es así me gustaría que me lo hiciérais saber. Allá va.

Escribo.

Y de mis dedos
aparecen estas letras
que se juntan en una estrofa
sin apenas sentido.
Y así es como me encuentro.
Sin sentido.
Uniendo pequeños retazos
de recuerdos que conservo
esculpidos en la memoria
con un cincel de sueños,
y que juntos ya no forman
el ideal de vida
que siempre he añorado.
Sueño.
Y de mi mente se evapora
la cruenta realidad
que hiere en carne viva
el indefenso cuerpo
de quién permanece despierto.
Consigo erguirme
y bajo mis pies contemplo
los errores cometidos
bajo la etérea ilusión
de un consumismo hambriento
que devora tus esperanzas
entregándote a cambio
la falsa alegría
de un objeto prescindible.
Pisoteo los errados deseos
de mi materialismo
y grabo, indeleble,
un mensaje en mi pecho:
“se feliz con lo que tienes
por que la felicidad no aparece
bajo un colorido envase de cartón”.

A veces lo que más deseas es lo que menos feliz te hace. Y solo cuando lo posees te das cuenta de ello. Es la falsa ilusión de lo efímero.

Espero que os haya gustado.
Un saludo!

Comentarios

2 comentarios

Anonymous

Perdona pero si yo soy feliz consumiendo, no tiene que venir nadie a decirme cómo tengo que ser feliz. Y lo que deseo me hace feliz, lo que no deseo es lo que no me hace feliz. Espero tu respuesta

Iván

Ya solo me faltaba a mi decir a nadie como tiene que ser feliz. Cada cual es libre de hacer lo que desee. A mi también me gusta consumir. Demasiado. Y si reflexionas un poco te darás cuenta de que hay cosas que valen mil veces más la pena que comprarte lo último que ha salido en la tienda. Lo verdaderamente importante en la vida no vale dinero. Solo cariño.


Deja un comentario