Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

La guardería.

Voy a hacer una entrada un tanto personal. Pero hoy me apetece hablar un poco de mí. Quisiera compartir esto con vosotros.
Y es que hoy tengo que subir uno de los pequeños escalones que conforman la vida. Bueno. Quizá yo exactamente no. Mi peque va por primera vez hoy a la guardería, el segundo paso en la carrera de preparación a ser adulto. Y es ahora cuando miro atrás y observo el rapidísimo paso del tiempo. No hace tanto que le acunaba en brazos intentando que se durmiera. O recuerdo la primera vez que nos vimos. Él estaba envuelto en una sábana verde. Yo, sin haber dormido en dos días, henchido de alegría ante la bendición de la vida. Tantos instantes que se quedan grabados en la memoria. Tan poco tiempo para disfrutarlos con calma.
No voy a entrar en la polémica que supone hacerle frente a los gastos de escolarización de un niño. Ni el abuso de las guarderías privadas ante la insuficiencia de las públicas. Hoy no toca. Solo quisiera desearle suerte a Roger: te resultará difícil abrirte camino entre los demás niños. Cambiar el cariño incondicional de tus padres por el cuidado intermitente de las profesoras. Pero así es la vida: la única manera de hacerte con ella es recibir los primeros golpes para así averiguar sus puntos más débiles. Y espero que lo consigas pronto. Yo hay veces que sigo recibiendo sus golpes.

Comentarios

8 comentarios

ladychena

Roger, mucha suerte en tu primer día!

Ivan, seguro que al final se lo pasa hasta bien. Un abrazo muy fuerte para el padre y para el hijo.

Lucía

Pobrete … Ha llorado mucho??

La verdad es que todo el mundo dice que al final se lo pasan bien y es necesario para su socialización, pero debe dar lastimilla.

Seguramente, acabará siendo más duro para ti que para él,jeje.

Iván

Por “suerte” yo no fui. Estaba currando. Pero mientras me lo contaba no pude evitar soltar una lágrima. Es duro, desde luego. Él estuvo llorando durante más de una hora.
Se supone que es necesario. Y que le va bien. Pero no puedes evitar sentirte horrible.

Doña Paranoica

Puffffff, que horror, me pongo en tu lugar y se me parte el alma. Es una de las cosas que más me repatea de nuestros días, que ya no se puede criar a los hijos como antes, el nivel de vida nos obliga a que ambas partes de la pareja trabajen, y no queda más remedio que tener que dejarlos en la guarde.

Mucho ánimo, que ya verás como te acostumbras, y a Roger, dále un poco más de tiempo, seguro que se hace el amo del lugar, como su papi en el ciberspacio.

Un besazo enorme a ambos

Iván

Gracias, Doña. Se lo daré esta mañana.
La verdad es que tienes razón. No era una entrada crítica con la sociedad en la que vivimos. Pero tampoco está de más meternos un poco con ella.
Las parejas estamos completamente ahogadas. Al menos yo.

Doña Paranoica

Ya sabes cual es mi situación, yo ni siquiera me puedo ir de alquiler con mi pareja!!!!! como para tener un niño, no tendría ni que darle de comer al pobre!!!!

Don't worry, be happy

¿Cómo le está yendo a Roger, Iván?

Es muy duro tener que sacarle de entre los algodones de casa y dejar que se empiece a enfrentar él solo con sus primeros andares por la vida.

Ánimo, se pasa mal los primeros días, luego hay que ir haciendo de tripas corazón y se va superando poquito a poco.

Un besazo a los dos. 😉

Iván

Pues ya va bastante mejor. Hoy le han puesto una nota diciendo que casi no ha llorado. Aunque cuando llegaron a buscarle se puso a llorar para recordar a su madre lo mucho que le dolía estar en la guardería. Es demasiado listo. ;P
Le transmito el besazo.


Deja un comentario