Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Idea relámpago (12).

“Todos los caminos conducen a tu casa siempre que sepas donde se encuentra”.

Comentarios

10 comentarios

Doña Paranoica

Que se lo digan, sobretodo, a alguno que vaya tan ciego que no sepa ni donde se encuentra su ombligo, jajajaja

Un besazo

Chino Moreno

Jaja muy buena frase, al igual que el blog, llevo un rato leyendo, leyendo y no he parao de leer tu blog, me encanta, enhorabuena por tan buen log 😉

Madre mia cuantas verdades dices acerca de las hipotecas, yo estoy sufriendolo en silencio jejeje

unjubilado

Mas de uno en estas fiestas tendría que enseñar el carné para que le dijeran donde estaba su casa.
Un saludo

Iván

La Navidad y los huecos en la memoria, Doña… Me parece que ambas cosas van unidas. Sobre todo cuando las juntamos con el cava. Je.
Gracias, chino moreno. Creo que las verdades de la hipoteca son universales. El día en el que dejemos de sufrirlas en silencio el país se paraliza. Te acompaño en el sufrimiento…
Eso sí todavía tenía la cartera, Jubi. Por que a más de uno le voló estas fiestas. Que hay que tener mala suerte para emborracharse, que te quiten la cartera y, encima, no encontrar tu casa.
Un saludo!

Javier Menéndez Llamazares

Jajajaja qué bueno!
Y qué a menudo suele pasar esto; a mí me ocurre con los idiomas: el alemán es sencillísimo… cuando ya lo dominas.
Un abrazo.

Mariano Zurdo

Desde luego no siempre es sencillo saber dónde tiene la casa uno más allá de su propio cráneo…

Iván

Jo Javier. Encima políglota. Y de alemán nada menos… Si ya me lo decía mi madre: “niño tú estudia que llegarás a algo”. 😀 Aquí tendría que haber puesto una canción que me vino a la mente. Aunque no tan graciosa…
Pues no, Mariano. La casa de uno es tan personal… A veces vivimos donde no nos encontramos a gusto. Y volver a nuestra casa ya es imposible.

Evinchi

jjajjajaja.

….firmado…¿pulgarcito?. :))))

Ilión

Jajaja. En la tripita del bueeeeeeeeeeeey.

Muy bueno… tampoco es tan fácil saber dónde tiene uno su casa. Eso sí, una vez que la encuentras, la llevas contigo a donde sea.

Iván

No siempre lleva uno migas de pan, Evinchi. Y más al precio que va. Como para tirarlo por el suelo… Hasta dar de comer a las palomas ha subido de precio.
Como los caracoles, Ilión. Allá donde vayas llévate a cuestas tu casa. podría ser una buena frase. Y, desde luego, una buena filosofía de vida.
un beso!


Deja un comentario