Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Prioridades.

“Empiezo a echar de menos a mi ex mujer y a mis hijas”, pensé. Pero decidí resistirme a ese sentimiento retomando las tareas de la casa. Crucé el dormitorio esquivando la pila de calzoncillos y me dispuse a recoger el comedor. Platos sin fregar en una semana, restos de pizza, una pila de papeles sin archivar… Y entre ellos una antigua nota en letra de mujer. “Te quiero, cariño”. Las palabras humedecieron mi rostro recordando el suyo. “Tengo que llamar a mi ex mujer”, me dije. Pero el timbre interrumpió mis pensamientos. Tras abrir la puerta apareció mi imponente vecina con un diminuto tarro entre las manos. “Ya la llamaré mañana”.

Comentarios

4 comentarios

Putas y Princesas

No me conoces de nada, pero este relato define mi situación actualmente. Como echo de menos a la persona que amo, pero como me olvido de él cuando estoy con el hombre que empiezo a querer.

besos

Iván

Que complicado que es el corazón, princesa. En el fondo es tan inconformista como el resto de nosotros. Y lo que más le aterra es la soledad. Al fin y al cabo es lo que más nos marca cuando nos dejan.
Ánimo. Espero que estés animada. La alegría no está donde la deseas si no donde la encuentras.
Un beso!

>> a l e x i s

La cosa es saber optar por lo mejor y no arrepentirse luego…

Iván

Si realmente se pudiera saber jamás nos tropezaríamos, Alexis. Sin embargo es necesario equivocarse para acertar en la siguiente ocasión.


Deja un comentario