Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Ocho afirmaciones falsas sobre los blogs.

Durante todo este tiempo que llevo escribiendo en el blog he escuchado (y leído) multitud de opiniones y supuestas verdades sobre lo que significa mantener una bitácora propia. Algunas de las afirmaciones son ciertas mientras que la mayoría son mentira fruto, la mayor parte de las veces, del desconocimiento del que habla. Hoy me gustaría desmontar esas supuestas verdades que se cuentan sobre los blogs. Casi todos los que escribimos nos las sabemos. Para los que no, o los que están pensando escribir el suyo, paso a enumerarlas.

1- Tienes que tener algo que decir. La verdad es que no. Conozco más de un blog tan vacío de contenido como de escrúpulos. El Youtube no se inventó para compartir vídeos sino para llenar espacio en el blog cuando no sabes de que hablar. Lástima que a veces un párrafo bien escrito sea tan extraño como encontrar una tertulia intelectual en un botellón.
2- Es complicado abrir un blog. Ni de lejos. Puede ser tan simple como un periodista del corazón. Las metas las marcas tú y hay tantas compañías que ofrecen sistemas de blog como variedad de herramientas a la hora de utilizarlos. ¿No quieres complicarte la vida? Elige Blogger. ¿Cuándo has tenido algo de calidad sin necesidad de pagarlo?
3- Casi todo lo que cuentan es mentira. Bueno. Como los periódicos de papel. Aunque es cierto que no te puedes fiar al cien por cien de su contenido la mayor parte de las veces está contrastado. Las noticias suelen correr como la pólvora y el que inventa los bulos tarde o temprano acaba pillado (y apedreado virtualmente). Así que si quieres tener buena imagen contrasta tus fuentes (y huye del copia/pega).
4- Hay que publicar diariamente. Tampoco es necesario que maltrates tanto a tu cabeza (ya sé que no estás acostumbrado). Ser constante no es sinónimo de apabullante. Si no dejas que tu audiencia respire acabará buscando el oxígeno en otra parte. Tampoco hacer una entrada cada mes (¿escribes lento o es que no tienes ganas?). Lo ideal es encontrar un punto medio en el que te encuentres cómodo.
5- Los blogs están plagados de faltas de ortografía. Aunque a veces sorprenda esta afirmación es falsa (siempre hay excepciones). Por lo general la ortografía se suele cuidar casi más que el contenido (tendré poco que decir pero por lo menos lo digo bien). No se puede decir que todos los que escribimos en blogs seamos catedráticos de la lengua aunque la mayor parte sí utilizamos más palabras que las que Jesulín de Ubrique usará en toda su vida. Cada falta es una pedrada a la vista. Y cuanto más escondidas estén las piedras mejor.
6- Casi todos los blogs son de informática o de opinión. Aunque sí es cierto que son los más relevantes y los que atraen a más visitas (los de temática porno van por detrás) en internet hay casi tanta variedad de bitácoras como de gustos (y mira que hay gente rara). Que no te asuste la idea de abrir un blog por temor a no coincidir con el público. Hasta los blogs de política tienen sus fans (y su oposición). Si crees que tienes algo interesante que contar no te lo pienses más y compártelo con el mundo. Tu familia te lo agradecerá.
7- Los blogs son los periódicos del futuro. Por supuesto que no. Una pantalla de ordenador no suplantará nunca el tacto de las hojas de papel, las manchas de tinta en las manos, los restos de saliva en las hojas… También es muy difícil que las bitácoras alcancen el nivel de ingresos por publicidad necesarios. Aunque es cierto que puedes enriquecerte con un blog jamás ganarás tanto como con un periódico (ni influirás en los poderosos de la misma manera). Por no mencionar lo más importante: los blogs no evitan que pisemos lo fregado.
8- Tener un blog no lleva a ninguna parte. Y el hecho de no tenerlo tampoco. Un blog puede ser el inicio para un escritor, las prácticas de un periodista, el paraíso de un exhibicionista, la inspiración de un negro literario sin escrúpulos… Finalmente aporta más experiencias de las que en un principio parecen: desde una mayor facilidad de palabra hasta una gran cantidad de buenos amigos (y enemigos en forma de “troll”). Uniendo este punto con el anterior se podría decir que, con mucho esfuerzo, puedes ganar, incluso, dinero. Sí. No es fácil. Pero peor lo tiene una prostituta (por no hablar de los “trolls” a los que se enfrenta al cabo del día).

Haciendo balance podríamos decir que aquellos que no se han acercado nunca a los blogs son los que hablan mal de ellos. Pasa en todos los ámbitos de la vida por lo que tampoco es tan extraño. Aunque resulta curioso que no estén tan malditos como otros rincones de internet.
Las bitácoras pueden ser un arma poderosa en manos de un anónimo irresponsable o un cuento de hadas sobre el que construye su casa de azúcar una cenicienta incomprendida. Los blogs pueden ser tantas cosas… Pero jamás deberían considerarlos una basura. Quienes escribimos en ellos tenemos nuestro corazoncito.


Comentarios

8 comentarios

Vespertine

Creo que solo estoy de acuerdo con vos en que hay mayor cantidad de blogs personales que de tecnología y opinión (el punto 6). Todos los demás puntos que analizaste son parcializados, subestiman los conocimientos y capacidades que deben tenerse y son argumentos completamente discutibles.
Es fácil tener un blog, sí, tanto como aprender a usar un programa de correo electrónico. Pero no es para cualquiera. Un abrazo.

Iván

Lo bueno de un argumento es discutirlo, Vespertine. Puede ser parcializado pero sólo se trata de analizar una afirmación como punto de partida. Y todas las que he enumerado me las han dicho a mí personalmente cuando he comentado con alguien lo de abrir un blog. Y lo he leído por muchos más sitios. No es una opinión generalizada aunque sí bastante extendida.

Lucía

Siempre pasa que la gente habla desde el desconocimiento y entonces critica, pero no conozco nadie que lo haya probado y hable mal de la experiencia.

Me encantan tus reflexiones …

Vespertine

1. Tienes que tener algo para decir. Sí, hay que tener ALGO para decir. Pegar un video de youtube es una forma primitiva de Decir “esto me gusta”.
2. Es complicado abrir un weblog. Tan complicado como abrir una casilla de correo (para el caso de nuestro amado blogger) y muchos más conocimientos para un diseño “ligeramente” personalizado. Eso deja afuera al 98% de las personas.
3. Casi todo lo que cuentan es mentira “como casi todos los periódicos impresos”. Que la prensa sea poco objetiva o creíble no tiene relación alguna con los blogs. Si fuera razón suficiente le diría a mi mujer: te miento por que los diarios también nos mienten. Estoy de acuerdo en que no todo es mentira en los blogs, pero las fuentes son poco fiables y el contenido pocas veces es útil. Depende de uno.
4. Hay que publicar diariamente. En esto también estoy de acuerdo con vos. Es mejor tener constancia de calidad que verborrea excesiva sin sentido. Muchos blogs son colaborativos y se reparten los días para escribir. De esta manera publican todos los días cosas de calidad. Depende de uno, otra vez. Al menos al principio es conveniente una frecuencia alta, luego disminuir hasta estar cómodo con los tiempos.
5. Hay faltas de ortografía en aquellos que no usan Word para redactar. Pero de nada sirve una frase o artículo escritos correctamente si no aportan al intelecto. Unicamente sirven para que su autor haga catarsis. Catarsis ortográficamente correcta, semantica e informativamente inutil.
6. Esto ya lo expliqué. Tenés toda la razón.
7. Los blogs no son los periódicos del futuro. Aquí también estoy de acuerdo con vos. Aunque tengamos un sitio de noticias, nos basamos en los medios impresos y gráficos para nuestro contenido. Nada que hacer. Pero al disminuir la prisa de la noticia urgente, el analisis y la crónica de un blogger (o varios) añade una profundidad exquisita al evento mencionado.
8. Tener un blog no lleva a ningun lado. De hecho, tener un blog es una pérdida completa de tiempo, a menos que lo utilicemos para ganar dinero. De todas formas, es mi tiempo y puedo desperdiciarlo como más me plazca. Tal vez hacer amigos con el blog es lo mejor que tienen.

Aún así, como bien dijiste, invito a todo el mundo a abrirse un blog y a compartir sus artículos de cualquier tipo.

Este es un gran artículo ivan, me gustan estas cosas. Un abrazo grande.

Iván

Yo tampoco conozco a nadie, Lucía. Pero a veces cuesta convencer a alguien para que lo pruebe venciendo sus primeras reticencias. Me he encontrado con mucha gente así.

Iván

Vespertine, me encanta que vengas a discutir esgrimiendo tu opinión. Voy a contestar.

1. Te doy la razón. Un vídeo define la opinión del que lo pone. Aunque no creo que un blog donde únicamente se cuelgan vídeos refleje un mensaje interesante para el lector. Sin creatividad propia no se puede mantener un espacio (es mi opinión).
2. Mmmm… Blogger es simple. Cierto que no para todas las personas. Pero cuando uno accede a internet necesita unos conocimientos mínimos de informática con los que, aplicándolo al servicio de bitácoras, puede perfectamente configurar un blog mínimamente decente. Distinguirlo del montón es más complicado.
3. No puedo discutirte. El texto está hecho en clave de humor y lo de los periódicos era un chiste. Evidentemente no cuentan mentiras. Sólo la parte de la verdad que les interesa por línea editorial.
4. Ninguna objeción.
5. Ésa es una gran recomendación: Word. Revisa perfectamente el texto antes de publicarlo. Aunque sea paja.
6. Nada que objetar.
7. Los peiódicos han ganado inmediatez con las versiones digitales. Aunque estoy de acuerdo contigo en lo de la visión especial del blogger. Suele ser un punto de vista más cotidiano y cercano.
8. Hacer amigos es una gran recompensa. Pero la mejor es el enriquecimiento a nivel personal e intelectual.
Gracias por el comentario. Un gran aporte a la entrada.
Un abrazo!

neruda

La verdad es que cuando yo abrí el blog no me planteé ninguno de los puntos mencionados por tí ni por Vespertine, lo hice por rellenar los huequitos que me quedan libres con algo que me gusta hacer: escribir. Pero escribir sobre cosas que me interesan o me preocupan, cosas que hacen que proteste en un determinado momento o que me emocionan en otras ocasiones. Hace unos días, hablando de este tema con un amigo, me preguntó acerca de lo último que había publicado y cuando le dige que había publicado un post acerca de la película “Mi monstruo y yo” él me dijo: ¿pero eso que le importa a la gente? y yo le contesté: no publico nada pensando en nadie en concreto, porque siguiendo ese criterio, mi blog sería uno de los muchos que no tendrían ningún sentido. Creo que es mucho más fácil que todo lo que habéis relatado: es cuestión de sentirse bien haciendo algo en concreto.
Por cierto, me ha encantado una frase que has utilizado en el post: “un cuento de hadas sobre el que construye su casa de azúcar una cenicienta incomprendida..” Con tu permiso la utilizaré alguna vez…

Iván

Yo creo que la principal razón es la que tú dices, Neruda, Para tener constancia hay que sentirse orgulloso de lo que uno hace y me alegro de que tú lo estés. ¿A quién le importa lo que escribo sin con ello me siento realizado?
Puedes utilizar la frase. Quizá queda fuera de lugar dentro de la entrada.


Deja un comentario