Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Las apariencias engañan.

-Buenas noches.
David miró a través de la cristalera sin saber con certeza si debía saludar a aquel vagabundo tan curiosamente atípico. Su vestuario, casi convertido en harapos, era común para alguien que sólo tenía para ponerse aquello que ya llevaba puesto. Y su cara, descuidada y sin asear, tampoco desentonaba con el atuendo. Pero sus ademanes, suaves y delicados, dejaban entrever que no todo era apariencia.
-Buenas noches -respondió David tras unos segundos. “¿Qué querrá este ahora?”, pensó-.
-¿Tienes algo de pan?
-Creo que aún me queda una barra -marchó al interior de la gasolinera volviendo con una baguette en la mano-. Pero hace varias horas que está hecha.
-No importa -el vagabundo metió la mano en el bolsillo interior de su raída chaqueta sacando un fajo de billetes atado con una goma elástica. Extrajo del montón uno de doscientos y lo introdujo en el cajón de seguridad, devolviendo el resto a su bolsillo-. Dame también una botella de agua.
David se quedó estupefacto. Estaba seguro de no haber visto nunca tanto dinero junto. Y, llevándolo quien lo llevaba, resultaba todavía más impactante.
-¿Te parece extraño que lleve tanto dinero? -preguntó el vagabundo adivinándole el pensamiento. David asintió-. Yo antes era millonario. Pero me cansé de mi vida aburrida.
-¿Vida aburrida?
-¿Tú sabes lo que significa tener tanto dinero en el banco como para vivir varias vidas sin tener que trabajar? -David negó con la cabeza. “Aunque me gustaría saberlo”-. Tienes cualquier cosa que puedas imaginarte sin la recompensa de ganarla, nunca puedes fiarte de un amigo o una pareja por que seguramente buscará tu dinero, no hay nada en el mundo que te satisfaga plenamente…
-¿Y por eso se ha hecho vagabundo?
-Sí. Trato de encontrarle sentido a la vida. Sobrevivir con lo poco que me encuentro en mi camino, ver el movimiento del sol sobre mi cabeza, conocer a gente que no se esconde tras la avaricia…
-Y entonces, ¿cómo es que lleva un fajo de billetes en el bolsillo?
-Es que -el vagabundo se sonrojó ligeramente-… He sido incapaz de desengancharme completamente de mi vida anterior y no puede pasar un día sin que no me coma una lata de caviar.


Comentarios

4 comentarios

Isa

Pues aunque parezca mentira he conocido vagabundos con carreras y con dinero y renunciaron a su vida por aburrimiento y ahora viven durmiendo en las caixas,bebiendo todo el día y sin ninguna pena.
Se han hecho películas de esto y han sido hechos reales.Aunque no me acuerdo del título de ninguna.
Isa

Iván

Isa, voy a darte el opremio a la comentarista del año. Que rapidez…
😀
Supongo que siempre habrá gente que no esté satisfecha con lo que tiene. Y que tampoco quiera renunciar completamente a su pasado, por mucho que destaque…
Podríamos coger a alguno de esos a ver si nos paga las hipotecas…

Lucía

Eso,eso … si no están satisfechos porque tienen demasiado dinero que lo repartan,jeje.

Hay gente pa tó!!

Pau

por más que quieras ganar dinero en el momento de tenerlo no sabras aprovecharlo del todo y tu alrededor si… pero aún asi no hay que llegar a los extremos creo ni vagabundo ni rico para usar el dinero en lo que debes y el resto solo sea amistad y cariño :)
besos ronroeados


Deja un comentario