Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Lío en Cercanías – Situaciones cotidianas.

La señora mira dentro del vagón preguntando a quien tenía más cerca:
-¿Este tren va para Mataró?
-No -responde un chico joven sacándose los cascos del Ipod-. Si no me equivoco va hacia Granollers.
-Que va -comenta un anciano colándose en la conversación-. Este tren se desvía hacia Terrassa sin pasar por la costa. Y allí no para.
-Yo creo que no -dice un tercero, encarnado en una adolescente-. Vamos hacia La Garriga. Y no, no pasa por Mataró.
-¿Y hacia dónde vais vosotros? -pregunta indecisa la señora-. A lo mejor me pilla cerca.
-Nos bajamos en Sants -responden los viajeros al unísono.
El pitido del tren resuena en los vagones cargando de ansiedad los nervios de la señora que, ante el riesgo de quedarse en tierra, sube con dificultad al tren y se sienta, entre los que le habían aconsejado.
-Que sea lo que Dios quiera -dice sujetándose el pecho-. Total, tengo tiempo de sobra. Y hoy me he levantado con ganas de hacer turismo…


Comentarios

5 comentarios

Isa

No esta nada mal la respuesta de la señor,ante todo actitud positiva,si señor,jeje

Un beso

isa

La última entrada de Isa cuando publicaba el comentario: LASAÑA

Capitana

Y es que en ocasiones lo mismo da una parada que otra, sobretodo cuando hay un medio para volver atrás si nos arrepentimos del camino que hemos tomado, en la mayoría de las situaciones eso no es posible.

Así pues… que sea lo que Dios quiera…

La última entrada de Capitana cuando publicaba el comentario: Viajero

Lucía

Por lo menos le contestan que ya es mucho hoy en día,jeje.

Bela

Muy bien dicho Capitana, lo que importa es el viaje, no el destino.

La última entrada de Bela cuando publicaba el comentario: Una cucharadita de sentido del humor

Iván

Eso siempre, Isa… Peor es perder el tren. Al menos ya estaba dentro…

:)
El problema es equivocarse de una punta a otra, Capitana. Cuando preguntas sueles tener una idea de hacia donde vas. Si todos se bajan en una parada que centra todas las líneas entonces todo se complica ya que nadie conoce verdaderamente el destina. ¿Para qué saberlo si sé que el tren me lleva?
Jo, Lucía. Si n siquiera lo hicieran… Hombre, podían responder con un sencillo “no sé”. A mí me pasaría eso, aunque por que realmente no lo sabría. Soy de los que se bajan en Sants… 😀
Je je… Bela, al menos un billete de Cercanías es barato. Si fuera uno de Ave…

Deja un comentario