Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

La carrera hacia el no puedo y quiero.

Hoy ha sido el día grande para todos los ludópatas y, viendo las estadísticas sobre el gasto en lotería, uno piensa en las razones que lleva a la gente a despilfarrar en estos asuntos. Yo también he comprado un décimo pero no me ha entrado la congoja cada vez que he visto un número y me han dicho: “¿y si toca aquí?”. Pues si toca que le dé mucha suerte a aquel que se lleve los millones. Las mismas estadísticas no mienten al decir que siempre hay “afortunados”, pero es tan grande el número de personas que juegan, y mayor aún la cantidad de desilusiones posteriores al sorteo, que lo más recomendable siempre es arriesgar la mínima cantidad de dinero posible. Y, gracias a ello, hoy estoy alegre. ¿Y por qué lo estoy si no me ha tocado absolutamente nada? Por que:

-No tengo la sensación de haber tirado el dinero ya que apenas me lo he gastado. Puede ser un simple consuelo de tontos pero, vistos los tiempos que corren, cuanto menor sea la cantidad de billetes que se escapen de la cartera mucho mejor. Y, si hubiera ganado algo, seguiría igual de tonto.
-No tengo una salud de hierro pero tampoco la tengo mala, por lo que no es un motivo de tristeza. Consolarse es fácil cuando nos queda algo por lo que alegrarnos. Y la vida es en sí misma una alegría. Excepto para aquellos empeñados en perderla.
-En mi empresa tampoco le ha tocado a nadie. Ni a ningún amigo o familiar, por lo que la envidia no es problema. Aún así tampoco sufro mucho de ella, ya que soy poco envidioso. Además. Seguro que ser millonario de golpe trae más desgracias que alegrías. Y si no es así tampoco vendrá nadie a contradecirme.
-No soporto el tenderete que se monta en torno al sorteo de la Navidad. A decir verdad tampoco soporto a la Navidad en sí, por lo que cualquier añadido lo encuentro inútil y extravagante. ¿Gastar como millonarios cuando la lotería nos devuelve a la pobreza a la que pertenecemos? La realidad duele más cuando es de mentira. Y, por fortuna, ya hemos saltado la primera fecha importante en la carrera hacia comienzos de año (o en la contrarreloj hacia el no puedo y quiero).
-Mi espíritu es alegre y hay muy pocas cosas que logren cambiarlo. Y, sin duda, la lotería no es una de ellas. Entristecerse por un sorteo es algo tan estúpido como hacerlo por un partido de fútbol, con la única diferencia de que sí has arriesgado parte de tu dinero. ¿Y eso no te hace sentir más estúpido? Para la próxima vez mete la pasta en la bolsa. Lo vas a perder igual pero, al menos, es más emocionante.
-Durante este día nada en mi vida ha cambiado para mal lo cual me hace sentir bastante dichoso. Salir a la calle es la lotería diaria con la que tenemos que convivir, y salir airoso de ella sí que es una suerte. Y es que no solemos agradecerle a la rutina lo mucho que nos ayuda en nuestra vida.

Hoy no me ha tocado nada. No saldré en los telediarios bañándome en cava para celebrar un número. Ni siquiera me ha llegado pronto el tren… En fin, un día como otro cualquiera. Y me alegro por ello. Este no me ha cambiado más que los demás ni tampoco me ha dejado indiferente. Sólo quien se conoce a sí mismo es capaz de seguir decentemte hacia adelante. Y ninguna lotería hará que cambien los cimientos del tiempo. ¿Por qué ponernos tristes si no nos ha tocado nada? Todo lo que tienes a tu alcance no entraba en el sorteo y, sin embargo, te lo has ganado.

Tu voto me hace feliz, tu voto me hace feliz, tu voto… Me ha hecho feliz.


Comentarios

4 comentarios

Capitana

Bueno, oye, muchos de los que lo han ganado es posible que no estén tan bien con nosotros, tampoco está tan mal que le toque a alguien conocido, así nos invita a cenar, xD.
En mi casa tampoco se compra mucho, lo normal, cuando algún amigo te ofrece de no sé dónde, pues lo aceptas, pero nada más, sino, como tú dices, es una sensación de haber perdido tiempo, ilusiones y dinero.

La última entrada de Capitana cuando publicaba el comentario: Para vosotros

Isa

La verdad es que hoy solo he oido en todo el dia que es el dia de la salud,que jarta estoy de oir los mismos comentarios.
Suerte la tuya que te has gastado poquito,algunos estamos más jodios,porque no nos ha tocado nada y encima hemos perdido dinero….que se le va hacer….pero la ilusión de que te pueda tocar no te la quita nadie.

En fin un beso Iván y Feliz Navidad,no se si me repito,pero la edad hace estragos…

Isa

La última entrada de Isa cuando publicaba el comentario: TARJETA DE NAVIDAD

Iván

Mientras no nos restregue el décimo durante la cena, Capitana… Que de todo hay. Por suerte no tengo demasiados amigos así que tampoco me han ofrecido lotería. Y, seguramente, diría que no. Procuro no gastar en estas cosas.

Espero que tampoco hayas perdido demasiado dinero, Isa. Supongo que cuando hay tradición en una casa es difícil deshacerse de ella. Al menos que te haya tocado alguna pedrea, que siempre es un consuelo. Repetirse asegura el camino, no hace estragos en él. 😉
sil

Yo sólo suelo comprar lotería en navidad, ni si quiera para la llamada “el niño”, tenía 6 décimos, uno del trabajo de cada uno, otro porque mi madre nos regala uno a cada hijo, ya van tres, uno porque estuve en sevilla en el EBE y compartimos un décimo, el típico de que te piden cuando vas de vacaciones y claro, compras el mismo numero para ti por si acaso y el último un intercambio virtual desde sevilla! y por cierto, me ha tocado una pedrea!!!
Ya tengo bastante para todo el año, ni primitiva ni en nada mas juego. han dicho en la tele que la oportunidad que toque la lotería es 1 de cada nosecuantos millones de personas, y los españoles han gastado mas de 3000 millones de euros!!!! es mucha la falta o tenemos un problema???
De todas maneras me alegro por todos los millonarios de ayer.

La última entrada de sil cuando publicaba el comentario: Fergie se nos casa


Deja un comentario