Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Admirar un diamante – Idea relámpago.

Admirar un diamante es tan absurdo como admirar un cristal. Y mucho más caro.


Comentarios

1 comentario

Capitana

Eso es cierto, pero las personas somos muy superficiales e igual que adoramos a un ser imaginario podemos arruinarnos comprando un mineral, lo que escasea lo ponemos como caro, eso sí, siempre que sean cosas inútiles o sustituibles.


Deja un comentario