Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Algunas ventajas de estar en el paro.

Cuando uno se queda sin trabajo suele echársele el mundo encima y lo primero que solemos hacer es caer en la preocupación por encontrar algo en lo que ocuparnos. Todo se vuelve negativo haciéndonos sentir parte de algo cuya palabra no sólo define, sino que también asusta: paro (casi como tracto rectal). Por eso lo más adecuado es ver el lado positivo de estar sin trabajo que, aunque parezca mentira, también lo tiene. ¿Qué no? Echemos un vistazo.

-No vas a trabajar. Puede parecer algo obvio, y sin duda lo es, pero si algo bueno tiene el paro es que es como unas vacaciones pagadas con fecha de caducidad. Sólo en la cuestión de sueldo, claro…
-Descubres que la ciudad funciona aunque no trabajes. ¿Para qué preocuparse entonces? Alégrate de no ser nada ya que la responsabilidad se queda en lo mismo: en nada.
-Puedes hacer lo que el trabajo te impedía. Como por ejemplo insultar a tu jefe sin peligro a que te eche. Ya estás fuera.
-Puedes pasarte el día en la cama. ¿Quién ha dicho que el sueño no se recupera? Lástima que tu pareja sí trabaje y todo quede reducido a dormir. O no.
-Descubres que puedes vivir con poco dinero. Y eso es algo que no tiene precio, como diría el anuncio. Nada como la necesidad para apretarse el cinturón hasta la asfixia. Y, como en todo, se puede extraer una conclusión: con trabajo tirabas el dinero.
Trasnochar se convierte en un placer sin cargo. ¿Qué más da aplazar la hora de dormir si no tenemos necesidad de madrugar? La teletienda nunca había sido tan accesible (ni el bar de copas).
-Puedes irte a reír al trabajo de tus amigos. Por que no hay nada que dé más gusto que causar envidia a otra persona. Y si hay algo que dé rabia es ver a alguien que no trabaja cuando tú estás hasta el cuello. Lástima que luego se rían de ti a final de mes.
-Vía libre para el bricolage. En todas las casas se van acumulando pequeños desperfectos que se aplazan hasta obtener algo de tiempo para llevarlos a cabo. ¿Son necesarias más pistas? ¡Guerra al grifo que gotea!
-Puedes beneficiarte de descuentos. No todo van a ser penurias económicas ya que hay empresas que aplican descuentos a los parados (el mismo INEM, por ejemplo). En la factura del teléfono, en la de la luz, en la hipoteca… Hay multitud de servicios en los que ahorrarse unos eurillos. Incluso en los sexuales (supongo).
-Ganarás amistades. Las colas del paro son multitudinarias y si algo tienen de bueno es que agrupan a gente con las mismas inquietudes y preocupaciones: encontrar trabajo. ¿A quién no le ha tentado el llamar a los típicos encuentros a ciegas donde se propicia el hacer amigos? Ahora tienes la oportunidad de participar en uno. ¡Y gratis!

Seguramente hayan muchos más aspectos positivos con los que relativizar la desgracia de estar sin trabajo y corresponde a cada uno encontrar sus propios motivos para animarse. Los hay, que nadie lo dude. La mejor manera de salir del pozo es confiar en que encontrarás la salida. Así que, ¿por qué desesperarse?
Y si alguien tiene un trabajillo… Que lo diga en los comentarios. 😀


Comentarios

8 comentarios

lupe

Siempre hay que ver el lado positivo de las cosas, Además, aunque te deprimas, no dejarás de estar en el paro.
Un saludo

Diego - Muestras Gratis

Muy bueno lo que has escrito.

El caer en la desesperación no te conseguirá un trabajo, aparte puedes llegar a tener la mente más clara, e imaginarte un negocio o un posible trabajo si estás tranquilo y confiado en ti mismo.

Me parece muy bien que haya gente que se preocupe por ver las cosas del lado positivo, porque algunos parece que solo ven el lado negativo de todo.

Tarantula

Jeje, se nota que no estas en el paro, ya que ahora no hay colas 😉 Bueno las hay, pero ya no son como antes, por que ahora puedes sellar por telefono o internet. ¡Increible! Hombre, yo prefiero ir a hacer cola, porque las tiene que haber y que el paro no pierda su encanto jejeje. Y sentirlo en toda su esencia, por supuesto…
Lo del bricolage…hmmm…no creo que haya persona estando en el paro y que tenga ganas de hacer cositas en casa…Es que la pereza te puede, amigo!
Positivo – si lo es. Hasta que dejes de cobrar. O te digan que no tienes derecho… :(

Iván

Esa es la mejor actitud, Lupe. Abajo la depresión!

Siempre intento ser positivo, Diego. Es más que una filosofía de vida. Además, si he de dedicarle un esfuerzo a algo mejor al positivismo que a desarrollar el lado más negativo.

Je, je… Tarantula, te has colado. Sí que estoy en el paro, de hay la entrada. Es cierto que ya no hay tanta cola aunque de una hora no te escapas (media tarde yo el último día). Y respecto a cobrar… Pues tampoco tengo derecho. Que le vamos a hacer… Cuantas cosas tenemos en común. 😉

jose

Eso de vivir con menos es una gran verdad con muchas repercusiones.

A medida que trabajas y consigues otro status, te piensas que es lo normal. Y que ya es impensable vivir con menos.

Pero lo cierto es que seguramente se es más feliz sin esas cosas pero con mucho más tiempo. Mientras la comida y la salud esté asegurada, claro.

Saludos.

Consejos para encontrar trabajo | Aletreando

[…] de la entrada del otro día sobre las ventajas de estar en el paro, y siguiendo el camino que siempre guía a todas las desgracias, tocaba hablar de la siguiente […]

davishb

el que no se consuela es por que no quiere

SARA

Buenas,

que razón tienes…. yo también pienso que no es tan malo. Yo he hecho muchisisisismas cosas que antes no tenía tiempo, he aprendido a programar, he organizado las cosas de casa, los papeles, las cuentas de bancos, he quitado gastos innecesarios, he aprendido a coser, uffff y tantas cosas.

Viva la vida, sea lo que sea, hay que tirar pa lante. Quién sabe si en tu siguiente etapa eres más feliz.

Suerte!!!!


Deja un comentario