Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Muro a muro – Relato.

-¿Hola?
-Hola… ¿Eres el de Facebook?
-Sí. Llevo un rato aquí y no sabía si eras tú.
-A mí me ha pasado igual. Este tipo de citas son algo extrañas.
-Tienes razón. No te pareces mucho a la foto, pero algo me ha dicho que eras tú con quién había quedado.
-A decir verdad tampoco yo te he reconocido. Aunque la foto que tienes colgada es un poco borrosa.
-¿Borrosa? Bueno, tal vez… ¿Pasamos adentro?
-Vamos.

-¿Qué te apetece comer? Espera, ya lo sé: pizza.
-¿¡Pizza!? No, estoy a régimen.
-Vaya, pensé que era eso lo que más te gustaba.
-Pues te equivocas. Veo que no te has leído cuáles son mis gustos.
-Perdona, pensé que sí lo había hecho. ¿Entonces? ¿Qué quieres comer?
-Mientras me lo pienso pide tú.
-Bueno. Pues yo quiero ensalada de soja y gnocchi a la boloñesa.
-¿Soja? Pensé que eras alérgico.
-Yo no tengo alergia a nada.
-Pues eso lo he leído yo en tu muro.
-Imposible, te confundes con otro.
-O es que mientes demasiado. ¿Lo del tatuaje en la ingle también es mentira?
-Mejor vayamos comiendo…

-Qué día más raro para una cita a ciegas…
-Sí, un domingo. Día de misa…
-Ja, ja. Como si alguien quisiera ir a la iglesia, ¿verdad?
-Eh… Sí, claro…
-Al menos no tengo tanto sueño, ayer hubo una hora menos de fiesta.
-Y una menos para estar en la cama.
-Hablando de cama, y ahora que estamos frente a frente. Cuéntame aquello.
-¿Aquello?
-Sí. Lo de tus gustos en la cama.
-No nos conocemos todavía, ¿cómo voy a contarte cuáles son mis gustos sexuales?
-No eres tan vergonzoso cuando escribes.
-Ni tú tan atrevida.
-¿Cómo que no? Yo hablo en persona igual que escribo en mi muro.
-Pues te aseguro que nunca te había leído así.
-Me vas a decir que tampoco leíste mi actualización de estado de hoy.
-No he leído nada tuyo hoy.
-¿¡Cómo que no!? ¡Pero si me la has comentado a las dos!
-¿A las dos? Imposible, es a la hora que habíamos quedado en este restaurante.
-Pero si quedamos a las tres.
-¿Tres? Imposible. Espera…
-¿Qué te pasa? Te has quedado blanco mirando el reloj.
-No había cambiado la hora…
-¿Cómo que no habías…? ¿¡No eres Javi!?
-¿Itziar…?
-Mierda, vaya par de gilipollas.
-Perdona, ha sido culpa mía.
-Claro que ha sido culpa tuya. Has hecho que pierda mi cita con Javi.
-Si te sirve de consuelo, también yo he perdido la mía con Itziar.
-¿Qué coño me importa a mí Itziar? Ya decía yo que no te parecías en nada a la foto del perfil.
-Lo siento…
-Con sentirlo no solucionas nada.
-Bueno. Ya que estamos aquí podríamos seguir adelante con la cita.
-No creo que seas mi tipo. No aguanto a los despistados.
-Ni yo a las impulsivas. Pero nunca se sabe: en el prejuicio no habita lo extraordinario.
-Vaya, que cita tan buena. ¿De quién es?
-En principio, mía. Me gusta escribir y continuamente se me ocurren frases ocurrentes.
-Quizá te he juzgado muy rápido, adoro a los escritores.
-Vaya. No te lo voy a negar, yo adoro los piropos.

 


Comentarios

1 comentario

Bitacoras.com

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: -¿Hola? -Hola… ¿Eres el de Facebook? -Sí. Llevo un rato aquí y no sabía si eras tú. -A mí me ha pasado igual. Este tipo de citas son algo extrañas. -Tienes razón. No te pareces mucho a la foto, pero algo me ha dich……


Deja un comentario