Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Diario de un viaje a San Francisco: día 1

Uno nunca sabe de dónde pueden llegar las sorpresas, en cierto modo se sustentan en eso, en lo inesperado, en lo que no crees que pueda sucederte, en que, sin venir a cuento, acabas dentro de una fábula que se hace realidad sin que nadie te advierta de que eres el personaje protagonista. Y te encuentras subido en un avión con rumbo a un destino transoceánico, invitado por un destino que se disfraza de concurso. Y aquí estoy yo, en medio del océano Atlántico, rumbo a San Francisco, cuando en mi vida había puesto los pies fuera de mis fronteras más inmediatas. Aunque no sólo fuera de las físicas, también de las mentales. ¿Sobreviviré a un sinfín de horas de avión, a un insomnio alimentado a base de nervios descontrolados, al cansancio propio de los viajes al extremo que amenazan con un sinfín de víctimas colaterales aparte de la cotidiana rutina? Aún es pronto para saberlo, apenas tengo nada en claro aparte de que todo lo contemplo turbio. ¿Será por el sueño? Por supuesto. Y por la altura, la incertidumbre y el estar lejos de quién quieres, el afecto también es otra víctima colateral. La peor.

 

Desde aquí quiero dar las gracias a Vodafone por darme la oportunidad de visitar San Francisco y el resto de lugares emocionantes que me esperan, en este momento, a 3600 kilómetros de distancia y once kilómetros bajo mis pies. Esta historia continúa…

 


Comentarios

1 comentario

Bitacoras.com

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Uno nunca sabe de dónde pueden llegar las sorpresas, en cierto modo se sustentan en eso, en lo inesperado, en lo que no crees que pueda sucederte, en que, sin venir a cuento, acabas dentro de una fábula que se hace realidad……


Deja un comentario