Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

El fuerte de cartón – Relato.

-¿Cuál es la última novedad, sargento?
-Todo tranquilo, mi general. No hay indios a la vista.
-Perfecto. Si ve algo extraño no dude en avisarme.
El sargento dio varias vueltas por lo alto de la empalizada sin advertir nada anormal en ella. Los troncos permanecían tan prietos como el primer día que los levantaron, alrededor de la única fuente que había en muchas millas a la redonda. “Tuvimos suerte”, pensó oteando el horizonte. “No quiero ni pensar que pasaría si no hubiéramos encontrado la materia prima para el fuerte. Ni el séptimo de caballería podría salvarnos de los…”.
-¡Mi general! ¡Los indios!

—————————-

-¡Manolito! ¡Sal de una vez de ahí!
El niño permanecía en silencio dentro de aquella gigantesca caja de cartón mientras su madre, a punto de perder la paciencia, se aproximaba a grandes pasos desde la cocina.
-¡Manolito! -siguió gritando en vano-. ¡O sales de la caja o te llevo a rastras a la mesa!

—————————-

-Mi general, ¿qué es eso?
-No tengo ni idea.
-Parece… Una especie de tótem.
-¿Tan grande? Tiene forma de mujer.
-Eso creo yo también. Pero, ¿no le parece extraño que los indios hayan venido hasta aquí sólo para traer esa figura?
-Y tanto que me lo parece, sargento. Pero podría tratarse de una ofrenda de paz. Deberíamos meterla en el fuerte.
-¿Usted cree? Me temo que es una trampa. Recuerde lo que pasó en Troya…

—————————-

-Se acabó. Ahora mismo te saco de ahí. Ya sabía yo que no debía dejarte la caja de cartón vacía del frigorífico. A partir de ahora jugarás con juguetes, como los niños normales. ¡Y no te resistas! ¡Yo no soy ningún indio!

—————————-

-¿Qué cree que van a hacer con nosotros, mi general?
-Seguramente nos arrancarán la cabellera. O, quizá, algo peor.
-¿Ve? Ya le dije que era una trampa.
-Lo siento, no pude resistirme.
-¿Y eso?
-El tótem… Se parecía tanto a mi madre…


Comentarios

7 comentarios

Lucía

Jajaja, eso es algo que pasa muchas veces que a los niños les regalan miles de juguetes demasiado obvios y ellos se lo pasan mejor con los que dejan volar su imaginación.

La última entrada de Lucía cuando publicaba el comentario: NUEVO ÁLBUM DE LOS FRANZ FERDINAND PARA ENERO

Esteban

Precioso relato y muy imaginativo. Me ha gustado.
Los niños y su mundo son un tema apasionante ¿verdad?
Un abrazo,
Esteban

La última entrada de Esteban cuando publicaba el comentario: DAVID y GOLIATH

lupe

Genial, me ha encantado.
Es que los niños pueden ser felices con cualquier cosa, lo malo es que cada día les dejamos menos sitio a la imaginación.
Un beso

La última entrada de lupe cuando publicaba el comentario: HANNAH JONES

Isa

Que bueno,es que los niños nos utilizan siempre para todos sus juegos,jajaja

Un beso

Isa

La última entrada de Isa cuando publicaba el comentario: ¿QUIEN DICE QUE HAY CRISIS?

Capitana

Una vez trajo mi padre varias cajas de cartón gigantes a casa, de lavadoras y neveras (y más grandes que me parecían por ser cría) y con montó un castillo, creo que nunca me lo pasé tan bien.

La última entrada de Capitana cuando publicaba el comentario: Espíritu

neruda

A veces deberíamos pensar un poquito como ellos….
Nada de tantos aparatuchos electrónicos y más cajetas de cartón y pelotas que es lo que realmente les va a hacer crecer de una manera sana y feliz….
Por cierto, genial el relato..
Un beso.

La última entrada de neruda cuando publicaba el comentario: El "afilaor"….

Iván

Y tanto, Lucía.Sobre todo con las cajas grandes. Para mí que llos jugueteros atraen más con el colorido de los envoltorios que con el contenido en sí.

Tan apasionante que son uno de mis temas preferidos, Esteban. Al fin y al cabo sigo siendo un niño. Bueno, como casi todo adulto sensato.
Y ellos la recuperan con más facilidad que los adultos, Lupe. Aunque es cierto que la sociedad actual es demasiado realista…
Y que siga siendo así, Isa. 
Que maravilla, Capitana. Que tuviera la suficiente paciencia como para aguantar tanto armatoste en casa… Lo que hubiera disfrutado yo con tanta caja…
Supongo que debería ser una mezcla de ambas cosas. Neruda. Los juguetes electrónicos también estimulan. El mío con el portátil se lo pasa bomba, y no precisamente navegando… :)

Deja un comentario